Ventanas de Nueva York

La gran manzana nunca duerme y nunca se detiene. Cada vez que la visitamos es diferente. Por eso, hay que volver para descubrir las novedades o mirar con otros ojos lo ya conocido. Cayeron, y arrastra…