Artículo: Restaurante tradicional con chispa

Siéntete diferente

En la Casona del Judío encontrarás buen producto, sensatez técnica y mucha imaginación, base de la cocina de Jesús Sánchez, alma máter del Cenador de Amós y máximo representante de la alta gastronomía cántabra.

Un personalísimo estilo que el chef aplica tanto en su restaurante de Villaverde de Pontones, donde ostenta una estrella Michelín desde los años noventa, como en el “neobistró” que acaba de inaugurar en Santander, esta vez bajo un formato más informal y asequible para el día a día. El restaurante La Casona del Judío, ubicado en una espectacular casona indiana del siglo XIX, cerró sus puertas el año pasado y reabre ahora bajo la batuta de este genio de los fogones con una rompedora decoración, obra del arquitecto Rafael Zabala, y con una carta basada en la cocina de siempre pero tratada y presentada como nunca.

Diseño de vanguardia
En definitiva, una propuesta diferente donde se come y se siente diferente. En la entrada, un pasillo tablado al estilo de los paseos marítimos de las costas pacíficas; al fondo, una imponente casona victoriana pintada de gris zafiro y, alrededor, exóticas palmeras y mucha vegetación… No, no estás en Silicon Valley sino en el santanderino barrio de Monte. Y es que La Casona del Judío, una singular construcción indiana del siglo XIX recientemente reformada, sorprende desde el mismo momento en que cruzas el umbral de sus jardines, donde una fila de enormes maceteros de vanguardista diseño que se iluminan por la noche dan la bienvenida al comensal.

Cuatro ambientes
El restaurante se encuentra ubicado en un anexo acristalado de la casa, dotado de luz natural y decorado por Rafael Zabala, el diseñador de la jet santanderina, en un moderno estilo ecléctico donde vanguardia y calidez se dan la mano para crear un ambiente único. Sillas de diseño escandinavo de STUA, lámparas vintage de la firma Santa&Cole, espejos de diseño industrial fabricados con canalones de zinc y detalles propios de los antiguos bistrós venecianos, como los sobres de las mesas (de mármol Macael envejecido), la bancada o una cuidada iluminación a base de leds, que da cierto aire teatral al local, visten un espacio en el que también cobran fuerza elementos arquitectónicos como la mampostería vista o el techo curvado de celosías de madera. El restaurante cuenta con un comedor principal con capacidad para 52 comensales, entre mesas bajas individuales y dos mesas altas corridas para compartir comida y buena conversación, y con tres reservados para celebraciones especiales: la Bodega, con una capacidad para 40 comensales, El Mirador y El Balcón, éstos más íntimos, con capacidad de 16 personas cada uno.

La Casona del Judío
Calle Repuente 20,
Santander.
Teléfono: 942 342 726.
Horario: de lunes a domingo de 13:30 a 15:30 h. y de 21:00 a 23:30 h.
Precio medio: 35 – 40 €.

21/3/2011 | Redacción
vota Pulsa para votar Pulsa para votar Pulsa para votar Pulsa para votar Pulsa para votar     11 votos
Tu comentario
 
Tu nombre

publicidad

Relacionadas